korokotta dixie band

Seis músicos estrechamente vinculados a Cantabria deciden unir esfuerzos para invocar el viejo espíritu de Nueva Orleans en la región. Con este propósito, recorren el mundo a bordo de trenes, barcos y tractores sembrando la semilla del Dixieland, un jazz arcaico, desnudo y bailable de
principios del siglo XX. El grupo sigue la formación típica de “marching band” americana: potente sección de instrumentos de viento (clarinete, trompeta, trombón), arropados por una arrolladora sección rítmica (banjo, tuba y batería).
Sin duda, el espectáculo está servido.